Residencias para mayores de calidad

Vivir en una Residencia…. ¡vivir!

Las personas mayores que se trasladan a vivir en una Residencia, tienen que poder seguir viviendo, de la mejor manera posible. Pero no debemos olvidar que se trata de seguir viviendo, y no de buscar un lugar para terminar de vivir.

Cada vez existe una mayor tendencia a elegir una Residencia para alojar a nuestros mayores, por multitud de razones, cada una de ellas con sus historias personales detrás.

Cuando se toma la decisión de alojar a un familiar en una Residencia, el centro elegido pasa a formar parte de la vida de toda la familia, tanto del usuario que se aloja en ella, como de los familiares, que esperan que el centro cumpla con los mejores requisitos de infraestructura, así como de profesionales.

¿Pero cómo saber qué cuál es la mejor? ¿Cómo saber si una residencia de tercera edad es realmente de calidad?

La calidad es una palabra abstracta, cuyo significado varía dependiendo de cada persona.

Pero realmente, la “calidad”, en un sentido técnico, requiere de certificaciones reconocidas y auditadas periódicamente por técnicos especializados.

Existen muchas normas de calidad que pueden implantarse en muchos ámbitos profesionales.

Una de ellas es la Norma ISO 9001:2015. Esta norma certifica que todos los procesos internos, protocolos de gestión, y sistemas relacionados con la Atención Integral a Personas Mayores en Residencias de Tercera Edad, cumplen con los exigentes estándares de calidad de la citada norma internacional.

La Calidad en el Sistema de Gestión Integral afecta positivamente a todos los procesos relacionados con la prestación del servicio a los usuarios: la recepción y acogida, planificación individual y los programas, alimentación, actividades y tratamientos, rehabilitaciones…etc.

Para Residencias geriátricas, existen normas específicas de gestión de calidad para estos centros. Se trata de las normas Normas UNE 158000. La familia de normas ISO 158000 nació para cubrir los requisitos de gestión de residencias de personas mayores. En la actualidad se utiliza para dar soporte a la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia más conocida como Ley de Dependencia con cuatro normas certificables. Estas normas ayudan a las organizaciones a lograr la excelencia en dichos servicios con la aplicación de principios como competencia, participación, ética, integralidad, individualidad, especialización, independencia y bienestar.

Por todo ello es importante que las Residencias busquen la forma de asegurar a las familias, que sus procedimientos y formas de actuar se rigen por especificaciones concretas y medibles, que aportan un extra de fiabilidad en los servicios ofrecidos por los profesionales del centro.

Cuando llevamos a un familiar a una Residencia, tenemos que aceptar esta decisión como una forma diferente de seguir viviendo, que puede aportar muchas ventajas y satisfacciones a todo el núcleo familiar, ya que se trata de una ayuda para todos.

Por todo esto, hay que darle gran importancia y relevancia a elegir una Residencia de calidad, ya que, a parte de la calidad de los servicios ofrecidos en la Residencia, elegir un centro con estas características, aporta una mayor calidad de vida para toda la familia.

Debemos intentar que la vida continúe para todos según las situaciones que nos toque vivir, e intentar vivir de la mejor manera posible, porque la vida es un regalo único que solo nos da una oportunidad. Al fin y al cabo, una vida buena, es una vida de calidad.

María de Rafael Daza

María de Rafael Daza

Co-fundadora de Japisenior

Si te gustó el artículo comparte, gracias.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by